El Amor, desde mi ventana (y IX): Coda


Empieza a amanecer. En esta larga noche de insomnio (eterna, interminable) he repasado todo lo visto y vivido en prácticamente treinta y tres años en relación al amor. Más de lo que he visto en otros de lo que he visto en mí mismo. Lo he hecho como un ejercicio de pirueta y un intento de avance, aunque impersonal (aquí hay experiencias de muchos de vosotros reflejadas, y apenas mías), porque por dentro la noche continúa. Llego agotado al final de esta entrada y sé que se abre delante de mí un desierto sin límites definidos, de irrealidades y de sueños que seguramente turbarán mi descanso aunque me proponga no permitirles el atrevimiento. Estoy (o debería estar) acostumbrado, y no quiero quejarme, que a veces tengo mucha tendencia a hacerlo. Los que me conocéis seguro que perdonáis esa falta.

Un once de junio empecé a escribir esta entrada. Un once de julio termino de publicarla, aunque esté concluida mucho antes. Para mí las fechas nunca son casuales. He procurado escribir directamente, a valentón, y no rectificar nada sobre la marcha, porque cuando se habla de sentimientos no hay segundas interpretaciones ni notas a pie de página. Ni libros que enseñen, ni siquiera un manual de estilo que diga qué debe escribirse y qué deberíamos guardar para mejor ocasión. Prefiero dejar lo escrito como está y que la vida, o la causalidad, o incluso tú que me lees, conociéndote o no, puedan alterar, modificar, reprender o incluso suprimir algunos de estos pasajes.

Que nadie podemos pretender conocer la Verdad absoluta, ni hacer de lo mudable algo imperecedero. Tal y como se juntan estas letras, el futuro puede borrarlas, como el mensaje en la arena de la playa. No quiero ni puedo hablar ex cáthedra. Es sólo una opinión más, y subjetiva. Como todas.

Mi tarea ahora consiste en ser capaz de conjurar los fantasmas que me impiden volver a creer en la aplicación práctica de ese amor sobre el que he escrito. Incluso, cambiar mis impresiones sobre determinados aspectos o dejarme sorprender. Perdonar. Volver a soñar. Por el momento es tiempo de recogerme, de volver al silencio del alma y de esperar. De hacerme más hombre por el camino y continuar, aunque sangren las plantas de los pies. Camino que no sé si realizaré solo o acompañado, aunque la intuición me dice que atravesaré aún muchas estaciones vacías antes de llegar a algún destino.

Espero que mis palabras, lejos de sonar altisonantes o lejanas, hayan servido para hacer un poco mejor la vida de los demás. Me queda mucho que aprender y mucho que experimentar. O tal vez no, que nuestros días están contados y nadie sabe cuándo se pueden cerrar nuestros ojos definitivamente. Espero haber hablado desde el corazón y no desde la razón, y que estos sentimientos míos que voluntariamente he transmitido sirvan para sumar, nunca para restar. Porque es justo lo que he pretendido siempre, en todo lugar y circunstancia, aunque haya tardado tantísimo tiempo en descubrir mis sueños y mis carencias.

En esa estación nos volveremos a ver. Tal vez nos hayamos visto antes. Tal vez sólo nos recordemos con los sentidos que ni ven, ni escuchan. Tal vez jamás se hayan cruzado nuestros ojos. No seremos los mismos, tal vez para bien.

Tal vezTal vez. Es lo que me inquieta y al mismo modo me sorprende de la Vida. La impresión de que parte de nuestros pasos están decididos, pero al mismo tiempo la venda de nuestros ojos nos impide, por decisión de quien lo decide, que podamos conocerlos de antemano. No habría ninguna enseñanza de ser así.

El sol está saliendo desde el extremo opuesto a donde lo vi marcharse ayer. Si es un renacimiento o una nueva ocasión, quién puede pretender saberlo,…

Que Abbá pueda
Hacer aquietar el manantial de mis lágrimas
Cuando desde la orilla admire a mi otro yo
Obligado por los mandatos del Destino
A recorrer los circuitos del Abydos Celeste.

 Per-t m Hrw (Libro de Salida a la Luz), Letanía LXIII. Modificado en función de mis propias creencias espirituales.

Amanecer del día 7 de julio de 2012.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor y otras cuestiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s