Eso no se dice, eso no se toca (III)


Y avanza el tiempo, y con él la relación que tiene todo esto con el comienzo del serial, y con mi repugnancia hacia determinadas filosofías de vida y el daño que le hacen a los demás. Todo ello en ausencia de esos pilares de Confianza, Amor y Positividad, sustituidos por otros conceptos, llamados Miedo, Suciedad y Culpa.

Nos vamos a poner trascendentes, porque va un poco de eso.

Servidor es creyente en la trascendencia y en la inmortalidad, aunque de un modo muy diferente al que pueden hacerlo algunos personajes que todos tenemos en mente. Siempre que hablo de Causalidad en realidad estoy hablando de otra persona. Percibo esa presencia como algo amoroso y cuidador. De hecho (es la primera vez que lo cuento) cuando hablo con ese Ser, algo que puede suceder en cualquier momento del día, lo único estereotipado que hay en ellas es el comienzo: Creador, Padre y Maestro. De estas realidades, las que nos interesan ahora son las dos últimas. Y a colación de lo que veo en esos portales ultras que mencionaba al principio. Jamás veo una referencia a ese Amor. Todo son condenas, juicios, tremendismos y tergiversaciones, en una zarzuela de vaciedades y frases aprendidas que espanta a la más mínima sombra de razón. Uno siempre se pregunta, cuando lee esas cosas, qué clase de infancia o de filiación habrán tenido esas personas para opinar así (y de ahí el sentido de la anterior entrada; como veis, vamos relacionando los términos). En lugar de experimentar su espiritualidad como algo integrador y a la vez constructivo, para crecer, lo hacen de un modo esquinado. Están más preocupados, por poner ejemplos gráficos, de si dos homosexuales se quieren o no (algún ejemplar precámbrico los llama “amancebados sodomitas”, y uno se hace de cruces pensando cómo es posible que nadie le haya puesto una querella a ese hombre aún, aunque enseguida le viene a la cabeza la respuesta…) o si los divorciados deben comulgar o no. Como se observa, temas todos ellos de la máxima trascendencia. Hace pocos días, un ejemplar Burberrys (con su pipa y todo) achacaba una reciente tragedia a la escasez de asistencia a Misa de los padres (sic). Otro ejemplar, esta vez look Gobernador Civil, invocaba la necesidad de mencionar en los funerales de cuerpo presente la posibilidad de que el deudo estuviese disfrutando (también es un decir) de menú de churrasco y parrilla en cualquier formato de Averno imaginable. El Rito, por supuesto, lo es todo. Ni una coma de desviación o entramos en nestorianismos, pelagianismos, irenismos o herejías de toda índole. Lo que yo digo es Verdad-pero-de-la-buena, ay de los llamados que no serán escogidos, Extra Ecclesiam Nulla Salus y demás hierbas. Lamentable.

En ese caldo de cultivo es imposible que una persona desarrolle una personalidad serena y segura. Si todo es pecado, todo es Miedo y no hay Amor, sino terror, el individuo no actuará conforme a su conciencia interna, sino como un perro de Paulov: recompensa-castigo. El Dogma inflexible ahoga la espontaneidad y la capacidad de avance, y para lo demás sólo es necesario invocar ciertos prejuicios y apelar a nuestra condición de seres mortales para que el resto haga su efecto.

El Miedo.

Happiness is a warm gun para según quién, porque hace a los hombres seres libres y capaces de lo mejor, de expandir su mente y su corazón en beneficio de los demás, y eso es algo indeseable para todo aquel que pretenda mantener un sistema no sometido a la crítica. El mejor modo de anular a una persona y moldearla es someterlo a un proceso de degradación en el cual lo que verdaderamente importa no son las buenas obras, o lo que queramos a nuestra pareja, al vecino o a ese señor que reclama nuestra Justicia desde un portal. No. Prima más el refuerzo negativo, el “si no haces esto o aquello la consecuencia será la condenación eterna y el fuego”, o el apartamiento, la asocialidad. Y eso entra dentro de los imperativos hipotéticos, sometidos a la condición como modo de llegar al efecto. Un modo de actuar real basado en el amor estará, por el contrario, fundamentado en el imperativo categórico de que la acción de uno será espontánea, se realizará por la verdadera creencia en el bien común, y pretenderá que su modo de actuar se convierta algún día en Ley Universal. Sin imposición ni esperanzas de premio o castigo, sino como consecuencia directa del propio modo de vivir.

En el Material World, no crean, la cosa funciona de un modo parecido. Se sustituye el concepto del Mal y del humo de Satanás por la apariencia, la sujeción al Estado y el Carpe Diem, y el esclavismo es aproximadamente el mismo, y cambia sólo el capataz. La tiranía de los sentidos, de la satisfacción más o menos inmediata de los apetitos e impulsos, y la despreocupación por las consecuencias de los propios actos. El miedo al desempleo se cifrará en actitudes sumisas y amorfas que permitirán a aquel que manda seguir manteniendo su statu quo. Si además se crea un enemigo imaginario (el opositor político, el extranjero que viene a quitarte tu pan y a robar a tu familia, el librepensador) el efecto será doble y mantenido en el tiempo. No protestes, o saco a una docena de antidisturbios que te harán razonar, a base de merienda con porras (pero sin café), la inobjetable realidad de que harás mucho mejor en callarte y aceptar la bota en la nuca, o atente a las consecuencias. Etcétera. El Miedo, en definitiva, que coarta al individuo y lo hace mantenerse en un perfil bajo muy conveniente para quien no quiere perder su posición en lo alto de la peana, o de la hornacina, que tanto monta. El fomento de la individualidad que crea fumus de independencia, cuando lo que en realidad provoca es la soledad y la debilidad necesarias para que la tramoya siga funcionando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otras cosas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s