El Proceso de la Presencia (I) Sesiones Primera a Quinta


Llevo varios meses apartado de la escritura activa. No sólo en este blog. En prácticamente todos los lugares que frecuentaba antes me he impuesto un silencio, uno de esos períodos en los cuales, por así decirlo, “desaparezco” a los ojos del mundo.

Esas moradas nada tienen que ver con enfermedad, aislamiento y huida. Son los períodos que aprovecho para hacer reformas.

Los dos últimos años de mi existencia han sido un período revolucionario. Con grandes altibajos que han removido todos los cimientos de mi existencia para dejarlos tambaleantes y con necesidad de encofrados nuevos. No voy a decir que han sido fáciles, porque todo lo contrario. Cayeron los viejos muros y empezaron a edificarse otros nuevos, pero que se derrumbaron también muy pronto. Excesivamente pronto. Con toda la enseñanza que ello conlleva, inevitablemente. Han sido años convulsos, de precariedad laboral, de lucha entre los diferentes aspectos del Ser, y con idas y venidas de personas cuyo mensaje aún necesita una revisión desapasionada.

El proverbio dice que “Cuando el discípulo está listo, aparece el Maestro“. No ha sido casualidad esta vez tampoco que a la decisión consciente de emprender un camino de renovación se hayan adelantado hechos que han provocado una gran conmoción en mí. Viene a ser, intuyo, la avanzadilla de la tropa, el detonante para obligar a uno a renovarse. Casi treinta y cuatro años de existencia dan para mucho. Para grandes aciertos, pero también para errores enormes, y para que en algún momento uno se plantee la inevitable necesidad de conjugar en el mismo tiempo el Ser con su Forma.

En éstas, cayó en mis manos el libro de Michael Brown llamado “el Proceso de la Presencia“. O casi puede decirse que vino a buscarme, no diré la circunstancia concreta. El hecho cierto es que una vez leídas las primeras páginas supe que ahí había algo necesario, otra de esas causalidades de las que solemos hablar.

Un proceso para vivir el Instante Presente en Diez Etapas, que empezó para mí a las faldas de Cabo Cope, hace más de un mes, y que todavía continúa, porque a la fecha de hoy estoy por activar la sexta sesión del proceso.

Si hay algo que me ha llamado la atención poderosamente desde que estoy sumergido en el Proceso es la cantidad de afinidades que encuentro en él y cómo me interpela a cada paso. Las personas que me conocen saben que, debajo de mi aparente calma se esconde un ser inquieto, nervioso y con multitud de surgencias que buscan la luz. De una forma u otra. De manera tranquila o con detonaciones estrepitosas. Pues la primera cualidad que he hallado al retornar a mi Presencia ha sido calmar esa ansiedad vital, y empezar a equilibrar mis cuerpos físico, mental y emocional. Buena falta hacía.

De ellos, puede decirse que el que más desarrollé siempre fue el segundo. En detrimento de los demás. Vivir en el Pasado y en el Futuro comporta una inevitable carga adicional de pensamiento que acaba agotándolo a uno. El primero en resentirse fue el cuerpo físico, hace varios meses. Después, el emocional, tocado como está, ha descubierto las causas aparentes de su malestar y desarmonía. Razón de más para atravesar las primeras sesiones con innumerables deja vu y partes duras, que he logrado sobrepasar.

Al mismo tiempo, han empezado a suceder cosas extraordinarias. Gente de mi pasado ha vuelto a irrumpir en mi presente. Mi cuerpo, por arte de magia, está empezando a rechazar el tabaco, algo impensable sólo hace unos meses, y que provoca que en la actualidad mi consumo de cigarrillos sea aproximadamente la tercera parte de lo que era. He empezado a contemplar una nueva dimensión de las personas como Mensajeros, en lugar de como agentes de mi virtud, mi felicidad o mi desgracia. Y tengo el pálpito extraño de que los cambios no han hecho sino comenzar.

Durante este proceso estoy limpio de consumo de bebidas alcohólicas, para purificar el cuerpo, y en fase de ascetismo riguroso, para purificar el emocional.

Ya os contaré. A partir de hoy, escribiré mis sensaciones con las últimas cinco sesiones de este primer viaje a la Conciencia plena, y cuáles son los resultados. Después de ello, tal vez, reanudaré mis antiguas vocaciones. Pero estoy convencido de que será en otra cualidad y con mi verdadera persona a flote.

Necesitaré vuestro apoyo. Estamos todos conectados. Deseadme suerte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otras cosas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s